14 agosto 2013

Curry Casero

El curry no es una especia, sino una mezcla de varias especias muy empleada en la cocina hindu en general.  La composición del curry no es fija, de hecho existen tres variedades: curry amarillo, curry verde y curry rojo.

Beneficios del Curry para la salud:
Atendiendo a las propiedades medicinales del curry como mezcla compuesta, cabe destacar su gran capacidad antiséptica intestinal. El curry es muy recomendable en caso de indigestiones o infecciones intestinales, siempre y cuando estas no cursen con diarrhea intensa.
Además el curry estimula el apetito en casos de dispepsia. Por otro lado, el curry previene la diabetes tipo II e incluso la obesidad, al acelerar ligeramente el metabolismo.
No se quedan ahí los beneficios del curry, ya que  posee propiedades antioxidantes y preventivas de determinados tipos de cancer.
En la actualidad se estudia la posible utilidad del curry como preventivo del Alzheimer. 

La canela, estimulante de la circulación en la región abdominal, es otro ingrediente del curry y el único afrodisíaco natural reconocido por la medicina occidental. 
Las variedades verde, y en especial la roja, suelen ser más picantes y, en consecuencia, pueden resultar irritantes en personas no habituadas. Aún así, el curry no presenta contraindicaciones propiamente dichas.

Curry Casero:
Ingredientes
  • Para tostar: 2 cucharadas soperas de semillas de cilantro, 1 cucharada de semillas de comino, 1 cucharada de semillas de hinojo, 1 cucharada de semillas de mostaza y media cucharada de semillas de pimienta negra.
  • Para mezclar: 1 cucharada de cúrcuma en polvo, 1 cucharada de gengibre en polvo y media cucharada de polvos de chile.

Preparacion
Una vez tenemos  todos los ingredientes, comenzamos tostando en seco en una sartén las distintas semillas. No hay que usar ningún aceite ni otro líquido, solamente las semillas y el fuego bajito. Hay que mover continuamente, para evitar que se quemen.

Una vez hayan pasado unos 7 ú 8 minutos removiendo sin parar, apagamos el fuego y dejamos nuestras semillas que se enfríen. Cuando hayan transcurrido unos cinco minutos, podemos machacarlas en un molinillo de café, o en su defecto, en un mortero, pilon, mocaljete como le llames que usaremos para esta función. En seguida, y sin dificultad, tendremos una aromática mezcla de especias molidas.
Para terminar nuestra mezcla, añadimos el chile en polvo, el jengibre y finalmente la cúrcuma, y volvemos a mezclar con el molinillo, o si no, dandole unos golpes y vueltas en el mortero. Ya tenemos listos nuestros polvos de curry caseros, que conservarán estupendamente su aroma, en un especiero hermético, durante un par de meses.